El Campeonato lo ha demostrado de nuevo: los gerentes de saqueo raramente tienen sentido

Sin duda ha sido intrigante descubrir que un miembro del personal aparentemente fue convocado a la India hace un tiempo y lo que sucedió cuando llegó a la granja en Pune, donde la familia Rao dirige su industria de pollo.

Como se puede imaginar, es un viaje complicado desde el noroeste de Inglaterra, que implica un vuelo de 10 horas a Mumbai, seguido de un largo viaje a través de los Ghats occidentales. También es probable que, por todos los motivos, sea aconsejable mantener la mente abierta para estas asignaciones, dado que las anteriores han involucrado aparecer para descubrir que Paris Hilton (ahora el orgulloso propietario de una camisa Blackburn) era un invitado de los Raos y que alguien necesitaba estar a su entera disposición.

De todos modos, hay algo brillante en tratar de imaginar la pequeña escena cuando finalmente llegó el dirigente del club.Se le entregó el gato de la familia, según cuenta la historia, e informó solemnemente que había sido reservado en una clínica veterinaria privada en Londres. Al parecer, los pobres necesitaban un catéter y necesitaban a alguien que lo acompañara a Inglaterra. Burley se coronó campeón del campeonato en medio de las protestas de los fanáticos de Charlton Leer más

Lamentablemente, no está del todo claro si hay un final feliz a la historia y los días han pasado desde que Venky empleó a un “asesor global”, Shebby Singh, con el mandato de explicar estos asuntos. Esos fueron los días en que Blackburn parecía empeñado en demostrar que Uri Geller probablemente tenía razón en su evaluación de la industria.Geller, tal vez recuerdes, había estado tratando de persuadir a Michael Jackson para que aceptara un lugar en la junta de Exeter City. “Cuando le pedí a Michael que fuera director, me dijo: ‘Oh, wow, ¿te das cuenta de que no sé nada sobre el deporte?’, Yo dije: ‘No tienes que hacerlo'”.

Esos eran el pico años de la era de Venky en Blackburn e incluso si se ha calmado un poco desde entonces, no es una coincidencia que Paul Lambert haya decidido, después de seis meses como mánager, que no quiere continuar más allá del final de la temporada. Lambert está descontento porque tenía entendido, con Blackburn saliendo de su embargo de transferencia, que iban a embarcarse en un extenso programa de reclutamiento.En cambio, se ha hecho evidente que será otra temporada de reducción de costos y Blackburn está buscando un nuevo gerente con un historial de equipos decentes, mejorando los jugadores que ya están allí y entendiendo que no habrá mucho dinero. .

La ironía, podría pensar, es que Gary Bowyer, el gerente que despidieron en noviembre pasado, cumplía todos esos requisitos. Bowyer llevó a Blackburn al octavo y noveno puesto (además de devolver algo de dignidad al lugar) hasta que, el verano pasado, dos de sus delanteros, Rudi Gestede y Josh King, se fueron a clubes de la Premier League y Tom Cairney, jugador del año la temporada anterior, fue vendida a Fulham por £ 3m.Fue la mañana después de que Gestede, anotador de 22 goles la temporada pasada, firmara para Aston Villa que Bowyer fue informado de que los dueños del club esperaban la promoción, y fue en ese contexto que finalmente fue despedido.

Nadie debería estar Sorprendidos por la forma en que opera el Campeonato hoy en día, con sus reflejos reflejados y su pensamiento de segunda clase, y parece empeorar, si es que consideramos la temporada en la que estuvo a un nivel de la Premier League.Los diversos clubes, desde Leeds United abajo, deberían estar agradecidos de que no tener un estado de primer nivel los evite un mayor escrutinio.

Fred Eyre solía recordar en el circuito después de la cena sus días como asistente de gerente en Wigan Athletic y un director que “quería que contratáramos a Salford Van Hire porque pensaba que era un holandés internacional” y, apócrifo o no, es fácil imaginar a los empleados de varios clubes de campeonato contando historias similares en los años futuros. Esta ha sido la temporada en la que Vincent Tan, dueño de Cardiff City, les dijo a sus jugadores que quería una política de disparar a vista, siempre que pudieran alcanzar la meta, y que no sería feliz a menos que acumularan 30 o 40 esfuerzos por partido.Ha sido un año de protestas en Charlton Athletic, de Bolton Wanderers coqueteando con el olvido financiero y de Massimo Cellino, cuyo estilo en Leeds parece basarse en la teoría del caos, recordándonos que una lengua afilada no es siempre la indicación de un entusiasta mente. Ninguna otra liga en el fútbol inglés tiene tanta gente poniendo lo “terrible” en los directores.En ningún otro lado se contratan y despiden a los gerentes con tan poco cuidado y atención, y me pregunto si empeorará ahora que la disparidad financiera entre la división superior y la de abajo es cada vez más cavernosa.

Burnley y Middlesbrough sin duda ha elegido la temporada perfecta para ganar el ascenso, mientras que Villa no podría estar bajando en un peor momento, dada la cantidad de dinero alucinante que arrastrará a la Premier League cuando llegue el nuevo acuerdo televisivo la próxima temporada.

La desesperación por una de las entradas de oro probablemente ayuda a explicar por qué 15 gerentes dejaron los clubes del Campeonato del 28 de septiembre al 15 de marzo (después de los 20 que fueron la temporada pasada).Eso funciona en uno, en promedio, cada 11 días, pero es revelador mirar hacia atrás ahora y ver cuántos de esos cambios realmente hicieron una diferencia discernible.

Derby County fue quinto cuando su dueño, Mel Morris, despidió a Paul Clement, quejándose de que un club sin platería desde 1975, solo 11 temporadas de primera en los últimos 30 años y el total de puntos más bajo de la era de la Premier League, necesitaba jugar “al estilo Derby”. Tres meses después, siguen siendo quintos, a 11 puntos de los lugares de promoción automática, en lugar de la brecha de cinco puntos cuando Clement fue despedido. Middlesbrough ascendió a la Premier League después de empatar 1-1 con Brighton Leer más

Fulham fue 12 ° cuando Kit Symons fue despedido y terminó 20 °.Charlton cambió a los gerentes dos veces y aún se cayó, y ahora están buscando otro nuevo gerente después de la renuncia de José Riga. Reading terminó en el puesto 17, pero fue noveno cuando Steve Clarke los dejó. Nottingham Forest pasó del 15 al 16 después de que Dougie Freedman se convirtiera en la última estadística del desconcertante reinado de Fawaz Al-Hasawi. Huddersfield fue decimoctavo cuando Chris Powell fue y terminó 19 °. QPR fue 13 ° el día en que Chris Ramsey fue despedido y se mudó a un lugar. Bolton estaba abajo bajo Neil Lennon y se quedó allí después de que se fue. El patrón es obvio.

A lo largo de la lista, solo hay cuatro clubes para los cuales el despido del gerente ha traído una mejora significativa. Uno de ellos es Leeds, que fue decimoctavo bajo Uwe Rösler y terminó 13 ° con Steve Evans a cargo (la ironía es que Evans seguramente será despedido).Bristol City escapó de los puestos de descenso después de que Lee Johnson reemplazara a Steve Cotterill, y Rotherham hizo lo mismo con Neil Warnock a cargo que Neil Redfearn, pero no se deje engañar por Brentford que termina noveno desde la posición 19 en la que quedaron varados. después del hechizo breve e insatisfactorio de Marinus Dijkhuizen, que abarca ocho partidos de liga.

Dijkhuizen nunca debería haber sido nombrado en primer lugar y la posición final de Brentford debería venir con un asterisco para recordar a todos que se mudaron del manager, Mark Warburton , quien los llevó a los playoffs la temporada pasada.Warburton ha llevado a los Rangers de regreso a la primera división de Escocia, alcanzando dos finales de copa y ganando un premio como mánager del año, aunque no hay duda de que todavía habrá personas en Griffin Park, dedos en los oídos, argumentando que tiene sentido cortarlo gratis.

Los clubes sensatos generalmente se pueden encontrar en la parte superior de la liga y, aunque probablemente sea una ilusión, tal vez los demás se darán cuenta de que Burnley y Middlesbrough han llegado a este punto al poner en marcha una estructura adecuada, con pensamiento unido, en lugar de inventarlo a medida que avanzan.

No es ciencia espacial, pero el hecho de que parezca más allá de tantos clubes me hace preguntarme si habrá siempre será un momento en el que una vieja línea del libro de Derek Dougan de 1974, Football as a Profession, ya no se sienta pertinente. “Uno se pregunta cómo serían algunas empresas si siguieran las mismas líneas caóticas que la mayoría de los clubes de fútbol”, escribió Dougan. “El director aficionado ha sido expulsado de la mayoría de las salas de juntas industriales y comerciales.Pero no en el fútbol. “Los premios Unidos lo dicen todo sobre Van Gaal

Ningún portero ha ganado ese premio en el tiempo de Sir Alex Ferguson en el club y solo ha habido tres ocasiones: Gary Pallister en 1990, Gabriel Heinze en 2005 y Nemanja Vidic en 2009, cuando los defensores tomaron el honor. Peter Schmeichel y Edwin van der Sar fueron grandes de su profesión, pero el United fue un equipo tan atacante que los votos casi siempre se dirigieron a los goleadores o creadores de goles.

Entonces, ¿qué dice para el día moderno? ¿Unidos que desde que Ferguson se retiró David de Gea ha ganado el premio en las últimas tres temporadas?O, para decirlo de otra manera, ¿dónde habría terminado el equipo esta temporada si el Real Madrid no hubiera hecho un traspaso de la transferencia propuesta por De Gea en agosto pasado?

“Soy muy arrogante”, Louis van Gaal dijo durante su discurso en la cena de presentación, convenientemente pasando por alto el hecho de que su equipo estaba a 17 puntos de Leicester City en la parte superior. “Soy uno de los mejores gerentes del mundo”. Desafortunadamente para United, es difícil alejarse de la sospecha de que puede estar a mitad de camino.